LION BLACK

LION BLACK

Prólogo

La naturaleza del amor es siempre devastadora. Hasta el más listo o fuerte, puede caer ante una bella mirada llena de promesas y de pasiones, puede ejercer una fuerza titánica y hacernos presos en sus redes. Pero de todo esto se puede escapar, siempre que se juegue limpio por ambas partes. Todos sabemos que el amor conlleva sacrificio, fidelidad y una carga masiva de complicidad en la pareja. En el amor hay manipulación por ambas partes, egoísmo y enfrentamientos, esto mata el amor y lo convierte en odio. Un odio pasional, que nos retuerce el corazón y nos altera la lívido.
En el amor se puede jugar bien y mal, el amor puede ser limpio o sucio, este último es el más común entre los que en realidad, lo único que quieren en una relación es ser los manipuladores, los impositores y hacerse las víctimas. Cuando esto sucede, la persona afectada y manipulada, se siente culpable y se sacrifica, así comienza el atontamiento mental y la victoria del contrario.
Atrapado en este atontamiento no se ve la falsedad de la pareja, sólo se siente esa sensación de culpabilidad y ofrecemos lo que somos, siendo la pasión el arma más dañina que tiene el amor sucio. Esa pasión que lleva a cometer actos impropios y a adoptar fuertes medidas contra quién nos rodea fuera de nuestro atontamiento y nos aconseja salir de ese círculo vicioso que nos embruja, el sexo pasional, brutal e imperioso que se tiene como pago por la culpabilidad y el sacrificio. Este amor nos agota y nos vuelve ciegos ocasionales ante unos bellos ojos y un excitante cuerpo, nublando así la realidad que tenemos ante nuestros ojos.

OSCURA FORASTERA.
(Foto:Leo Jiménez)

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO

UNA GUERRERA MÁS

TRES PALABRAS