DA QUÉ PENSAR...



Abrió las puertas de su mente y se hizo libre.

Barajó las cartas, sacó el AS de corazones y le quedó en el pecho un agujero.

Y podrá guardar en el miles de sensaciones que no le cabían en ese músculo hueco.

Encontró un mar de ilusiones, pero estaban vanas, y dejó que flotaran para darles esperanza.

Se rodeó así mismo de indulgencias, y se quedó atrapado en su hipocresía.

Quemó el cordón de sus zapatos y se tropezó con la lengüeta.

Se abrazó así mismo para no sentirse solo, pues estaba rodeado de espaldas.

Miró en el fondo de sus ojos y solo pudo ver una luz tardía.

Quiso alejarse de su sonido, y quedó atrapado en su eco.

No, no era el anochecer lo que se reflejaba en su cara, era el ocaso de su vida.

Gritó su nombre diez veces ante el oscuro espejo, y al abrir los ojos  vio su semblante y quedó ciego.

Llegó como el día para hablarle del futuro, y marchó con la noche robándole el pasado.

Se infartó la maquinaria. Dictamen: Sus tuberías estaban pobladas de tela de araña.

Exprimió su cerebro buscando una respuesta, y cuando la halló, se le había acabado la tinta.

La mitad de mis pensamientos son para ti, como la mitad de mi vida. La mitad de mis sueños y de mis pesadillas, la mitad de mis olvidos y de mis recuerdos, la mitad de mis muertes y de mis regresos. Tienes la mitad de mi corazón, la que está viva, la inerte yo me la quedo.

Oscura Forastera.



Comentarios

  1. Me ha fascinado pasar a leer tu blog querida amiga, te dejo este abrazo fuertísimo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manoly, muchas gracias por asomarte a este manantial, me alegra que lo disfrutaras, para mí es un placer saber que te ha gustado, un beso-abrazo, de tu amiga, María.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NO

UNA GUERRERA MÁS

TRES PALABRAS