DEDICADO A TODAS LAS SASSENACHS



SENTIR SER, SASSENACHS

Sentir que se está viviendo en un sueño y que esa realidad tan solo sea el fruto de un pasado, nos hace preguntarnos, si realmente donde estamos ahora, es nuestro lugar definitivo. Un lugar donde amar, ser amada y crear una familia.

Quizá por eso, sin darnos cuenta, sin saber cuánto deseamos dar ese salto dentro de nuestro interior, damos pasos en falso, hasta que sin saber cómo nos reducimos en partículas que huyen para regresar, dando forma de nuevo a nuestro cuerpo y mente, transportándonos a un lugar desconocido en el cual somos SASSENACHS.
Pasar de un mundo donde éramos conocidos para muchos, a otro donde somos desconocidos para otros, incluso para nosotras mismas.

Aparecer en un tiempo lejano y sentir como si ese lugar fuese en realidad el nuestro, sentir ser “FORASTERA”, en nuestra vida. Escuchar de lejos en nuestro corazón el murmullo doloroso de un amor conocido y perdido, temiendo el amor por conocer aun sabiendo muy dentro de nuestro ser, qué ese es el verdadero y único amor.

Estar “ATRAPADA EN EL TIEMPO”, compartiendo cadenas de plata y oro. Deseando sus besos, sus caricias, su hombría. Suplicando que no acabe ese encuentro, regalándole la vida, hasta 
dar por ÉL, la sangre.

¡Qué no acabe su abrazo!

El duro destino que ya está escrito, nos arranca de su lado, para ser “VIAJERA”, entre un tiempo lejano y cercano a la vez. Obligándonos a vivir de sus recuerdos, del pasado. Acariciar el alma para no dejar de sentirse viva, amada y respirar suplicando.

¡Qué no acabe su abrazo!

Seguir contrariando al destino, viajando al pasado para cambiar el futuro y salvar al ser amado. Llegar con el sonido incierto de los “TAMBORES DE OTOÑO”, engendrando dudas, miedos y anhelos. Descubriendo de nuevo que por mucho que lo intentemos, el destino se cumple y todo se simplifica y complica, llevándole entre un principio y un fin, sin dejar de desearle y pedir…

¡Qué no se acabe su abrazo!

Así, cogidos de la mano, fuerte, sintiendo el palpitar de su pulso en el nuestro, al mismo tiempo, ¡fuerte! Ante “LA CRUZ ARDIENTE”, sin temer las consecuencias del mezclar el pasado y el presente, para poder vivir juntos un futuro.

Palpitando en la mente como en su pecho agitado, amando su presencia y aroma, tatuado en el cuerpo, en cada poro de la piel, absorbiendo su vitalidad y ardiendo entre sus piernas, sentirle dentro quemando nuestro ser, para volar entre suspiros y como “VIENTO Y CENIZA”, posarse en su cuerpo y amanecer en ÉL, para gritar a los “ECOS DEL PASADO”, que nos recuerdan una y otra vez, el destino incierto que es suyo en cuerpo y alma. Y nuestro corazón suplicando…

¡Qué no acabe su abrazo!

Amarles hasta plasmarlos en nuestras vidas, y así perduraran, porque está “ESCRITO EN SANGRE DE MI PROPIO CORAZÓN”

Y en los pensamientos anhelantes de todas las SASSENACHS

¡Qué no acabe su abrazo!

Ya seremos eternamente como ellos, CLAIRE y JAMIE.

“…has nacido para este lugar…”
“…y tú mi sassenachs, ¿para quién has nacido?...”
“…he nacido para ti…”


“Sangre de mi sangre y huesos de mis huesos…”

Con todo mi cariño a vosotras os lo brindo.

OSCURA FORASTERA.






Comentarios

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, por dejar tu comentario, me alegra que te guste, un beso.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias mi sister, sabía que te iba a gustar el juego de palabras entre los títulos de la saga, un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NO

UNA GUERRERA MÁS

TRES PALABRAS