EVA LIFE & PARADISE



Qué bueno sería que los sueños bonitos se hicieran realidad, que las pesadillas pasaran a la historia como actos olvidados en algún lugar perdido de nuestras mentes. Pero es imposible que esto se cumpla, pues los recuerdos no se pueden olvidar. Mueren cuando la persona pierde el control de su mente y queda suspendida entre la niebla espesa de la sinrazón.
Por todo esto, he inventado un perfume. Sí, leéis bien, un perfume, único, unisex. Creado con miles de notas de colores, aromas conocidos y mucho más que no revelaré.
Hoy me encuentro frente al mostrador de patentes, con mí perfume en la mano. La señorita que me mira lo hace intentando parecer indiferente, pero mi apostura, no se lo permite. El atractivo es un imán, las ropas, los gestos… no me pueden imitar, ser único es mi mayor poder.
Después de rellenar varios documentos y dejar constancia de que nadie había creado semejante olor y, de que mi intención era comercializarlo, llegó la hora de ponerle nombre a mi creación. EVA LIFE & PARADISE.
Un nombre nada sospechoso…
Con toda seguridad, aquella mujer abriría el pequeño frasco, lo decían sus ojos y casi pude leer su pensamiento “En cuanto esté sola tengo que olerlo” La curiosidad mató al gato.
No habían transcurrido ni cinco días desde que patenté el perfume, cuando llegó la primera carta certificada.
¡Bien! El Ministerio de Sanidad, le daba el visto bueno. Mi creación era inocua para el ser humano, podía comercializarlo.
Los dos primeros meses en los que se puso a la venta, fue una verdadera locura, empresas dedicadas al sector se ponían en contacto conmigo, me ofrecía miles de euros, incluso millones por comprar la fórmula de semejante perfume. Desestimé todo.
La línea de perfume EVA LIFE & PARADISE, se podía adquirir en cualquier comercio, en cualquiera de sus variadas versiones, esencia, perfume, agua de colonia, cómo gel o sales de baño, polvos de talco, pastilla de jabón para las manos, ambientador para el hogar y el coche, detergentes aromatizados, suavizantes para la ropa,  así casi cien versiones del producto.
Esta fama era debida al efecto del perfume, con tan solo olerlo, cambiaba el estado de ánimo. Sintiendo alivio, tranquilidad, alegría, incluso los problemas eran menos cuando se abría un frasco de mi perfume. Quien lo usaba comprendía mucho mejor a la humanidad. Era increíble ver a los gobernantes sonreír, hablar con amabilidad e imponer su mandato y condiciones, sabiendo que serían aceptados por los demás, sin poner trabas a los proyectos de Ley.
Si una vecina tendía la ropa chorreando agua y mojaba la de la vecina de abajo, estas no discutían. Algo insólito. Ya que en el caso contrario se habrían puesto a parir, pero ahora solo se decían… “Ten cuidado cariño que tengo la ropa tendida” “Lo siento, no me di cuenta” Para mí, que el perfume no me hace ningún efecto, era increíble ver como un coche daba un golpe a otro y los conductores salían de sus respectivos autos preocupándose por el estado del otro, sin importarles los daños materiales, dándose el parte de accidentes tan cordialmente que me resultaba cómico. En definitiva la mezcla de mi creación mejoraba al ser humano y lo cambiaba de manera radical, pero paulatinamente.
Las fábricas lo utilizaban para perfumar los filtros de sus grandes chimeneas, el olor salía de los tubos de escape de los vehículos, daba igual de gasolina o gas oíl.
El amor se incrementó, los nacimientos.
Los pobres que pedían recibían, los presos eran admitidos sin perjuicios de nuevo en la sociedad. El castigo era una atrocidad.
Diferentes religiones invadían los hogares, la Iglesia Católica ya no podía adoctrinar a la fuerza, ni imponer su miedo hacia su máximo mandatario, Dios. Estaban tan influenciados como el resto de la humanidad.
“Inocuo para todo ser humano, libre de contaminantes para la naturaleza”
Pero como les he dicho antes, a mí, no me hacía sentir ni mejor ni peor, tan solo hacía engordar mis cuentas bancarias procurándome una vida llena de lujos.
De los insalubres lujos de la cadencia de la humanidad, alcohol, drogas, sexo, viajes sin privaciones. Una vida privilegiada que nadie envidiaba, que nadie criticaba. Excepto unos cuantos, una pequeña minoría, a los que llamaban locos cuando decían que el perfume tan solo era una ilusión y que no existía para el bien, sino que era su propio mal. Entre esos locos estaba incluidos algunos escritores, músicos, artistas pictóricos…
Unas gotas de olor, creadas y compuestas por todas las atrocidades y barbaridades cometidas por el ser humano durante décadas. Crímenes contra el reino animal y vegetal, genocidios contra ellos mismos. Cada vez que se abría un frasco de EVA LIFE & PARADISE, se escapaba un grito de dolor, absorbiendo sus cuerpos el líquido vital en esencia de otras vidas, adorando con los ojos su tono rojizo, debido a la sangre derramada en los campos de batalla. Unas cuantas gotas reducidas y envasadas, eran suficientes para cambiarles.
 ¡Lo que un perfume puede lograr!
Me debería sentir bien, pero lo único que sentía era el desprecio hacia todos ellos, el asco que me producía tanta hipocresía disfrazada de honestidad gracias a mí perfume. Todo material, nada espiritual. Vivían una mentira y preferían ignorarlo, si todo iba bien, para qué molestarse. Se habían despegado de la incredulidad, dando credibilidad sin importancia a cuanto sucedía, todo era bueno por muy malo que pareciera ¡Consumistas de vidas!
Lo pútrido del mundo me estaba agotando, sabía que no tardaría en desaparecer y volver al lugar del que había salido, llevándome la fórmula de tan grandiosa creación.
El final llegó, sin hacerse esperar, abrí los ojos…
EVA LIFE & PARADISE, paso de ser un buen sueño, para darme paso a la pesadilla del despertar a la realidad.
Debo confesar que, de cuando en cuando, ese aroma pasa inadvertido entre nosotros, lo sé, yo sí puedo olerlo y me da PAZ.


Comentarios

Entradas populares de este blog

NO

2 de abril día mundial del AUTISMO

AMARTE ASÍ