Colgada de un trapecio


Va desdibujándose el día,
coreando la tarde  tranquila.
Pasa raudo como el viento,
cuando desdigo, cómo si fuera mentira,
qué es un sin vivir el amor que te profeso.
Va dibujándose la noche,
dejando borracho de ti el día,
desesperante oscuridad, 
qué me apresa, que me mantiene en vilo.
Dónde estás qué no te siento,
se ha marchado lo presiento.
El amor es un sin igual,
que traiciona mis pensamientos.
No quiero apresurarme,
pues la premura se acrecienta.
Dando tumbos por mi almohada,
el amor viene y va,
se enciende y se apaga.
Inmutable pasa por mi lado,
ni lo siento o eso intento.
Virus malvado que me infecta,
que me revuelve el seso.
Raudo y gigante,
ancho y estrecho,
abro los brazos, le atraigo y le desprecio.
Vivir por amor... colgada de un trapecio.

Comentarios

  1. Original y sentido!

    Un placer visitar tus letras, Oscura Forastera!

    ResponderEliminar
  2. Precioso!!! Me encanta lo que escribes.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NO

UNA GUERRERA MÁS

TRES PALABRAS