Hasta que la muerte nos separe

Ella lloraba,
Él estaba  rígido, inmóvil y frío.
Ella llora,
Por sus mejillas resbalan
Lágrimas.
Su rostro sofocado, tras un velo negro.
Sus manos temblorosas,
Tocan sus  manos
Frías y sin vida.
Fueron manos, calientes
Y suaves caricias de terciopelo.
Recuerda aquellas crueles palabras...
“Hasta que la muerte nos separe”
Ella ahogando su llanto,
Besa sus fríos labios,
Y en un susurro, le dice…
¡Te amo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO

UNA GUERRERA MÁS

TRES PALABRAS