RECHAZAR Y QUERER

Toda la culpa la tuvo él,
engendrando en mí su cariño,
tan solo con miradas,
con palabras que  querían ser caricias.
También yo la culpa tuve,
aprendí a apreciar tarde,
eso, que se quiere y que por causas ajenas
se rechaza y se pierde.
Quizás… por no saber…
Ahora nada tengo y nada doy.
Que fría resulta la vida,
que está vacía como la mía.
Él intentado llenarla,
y yo,  no le dejaba.
¡Qué tontería!
Él era la realidad,
y yo, amaba la fantasía.
Ahora él vive un presente,
yo tan solo eso,
un pasado y un recuerdo…
Intenté agarrar el tiempo,
y creí poder sujetarlo.
Yo apretaba fuerte,
y él lo iba soltando…
Se iba agarrando a otro cabo suelto,
soltando el mío y dejando un nudo,
que deshacerlo me estaba costando,
¡Por fin me liberé!
Él, a otro cabo se ha anudado.
Yo busco, y sé que encontraré,
quien mi cabo ate al suyo.

Comentarios

  1. Si tu baúl de los recuerdos está repleto de joyas como está, que lástima no ser joyero para quedármelas todas. Es un bello poema.

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NO

2 de abril día mundial del AUTISMO

AMARTE ASÍ